¿Dónde está Dios ahora? – Carta abierta al Papa Francisco

Ez a cikk több mint 7 éves.

szív_1.jpgExcelentísimo papa Francisco:

Somos miembros de La Ciudad es de Todos (A Város Mindenkié), un grupo en lucha por los sintecho y por los que tienen dificultades para conservarlo. Nos dirigimos a Usted porque queremos que sepa cómo los trata el Estado húngaro, como trata a los que se ven obligados a vivir en sitios públicos.

El 15 de octubre de 2013 entró en vigor la ley por la cual se declaró ilegal residir en lugares públicos declarados patrimonio de la humanidad. Amparados en ella, los guardias urbanos de Budapest y Pécs, como primera medida, se ocuparon de perseguir a los sintecho de todo el centro urbano, con multas y hasta con prisión. Las medidas continuaron en noviembre con la promulgación de nuevos decretos, en Capital y provincias, por los cuales ampliaron las zonas donde poder sancionarlos. Toda Budapest pasó a ser zona prohibida para los sintecho.

Como sabrá, la coalición que gobierna hoy Hungría, considera importantes los valores cristianos, de hecho uno de sus miembros lleva el nombre de Partido Popular Demócrata-cristiano (Kereszténydemokrata Néppárt). Pero aún así todos los diputados de los partidos en el gobierno, sin excepción, votaron a favor de la ley sobre la prohibición de los sintecho y sus posteriores decretos. Tan solo algunas organizaciones religiosas denunciaron su criminalización, entre otros rabinos, representantes de la Iglesia Evangélica, de la Comunidad de San Egidio y del Arbusto (Bokor Közösség).

En nombre de las personas sin techo de Hungría, le pedimos que haga algo ante la debacle moral hacia la que nos dirigimos. Con semejante trato inhumano nos arrastran a una aún más terrible situación. Parecería ser que nos quieren borrar de la faz de la Tierra. Muchos sintecho creen en Dios, y muchas veces los ha ayudado en sus penurias. ¡Pero para los poderosos los pobres y sintecho ya no son personas!

Con su ayuda podríamos abrirle el alma y los ojos al mundo y hacerle ver lo que nos pasa. Todos, o casi todos, nos miran con desprecio y nos persiguen porque no tenemos un hogar, pero somos personas como ellos, en cuerpo y alma, sufriendo. En Hungría tiene que ganar el amor, la paz y la armonía. Le pedimos que levante su voz contra la persecución oficial de las personas sin techo, y nos ayude a que en Hungría por fin acabemos con el odio, la violencia y la miseria.

ferenc_aláírás_kicsi.jpgMiembros del grupo La Ciudad es de Todos (Város Mindenkié)

Budapest, 15 de diciembre de 2013

The English version of the letter can be accessed here.

The Hungarian version of the letter can be access here.

Ezt a cikket eredetileg az AVM régi blogján publikáltuk.